Dolor de cuello, una de las consecuencias de trabajar sentado

Dolor de cuello, una de las consecuencias de trabajar sentado

Muchos de los trabajos que desempeñamos hoy en día nos obligan a pasar un mínimo de 8 horas laborables sentados frente a una pantalla de ordenador, en ocasiones, en una incómoda silla, lo que provoca que el cuello adopte posturas inverosímiles. Pasar muchas horas sentados en la misma postura en el trabajo produce cargas en los músculos de la zona cervical que acaban traduciéndose en dolor de cuello en casi un 20% de la población. El dolor de cuello o „cervicalgia“ es una lesión muy común que puede interferir en nuestro día a día. El dolor cervical, que afecta a la zona de la nuca y las vértebras cervicales, puede llegar a extenderse hacia la nuca y el resto de la cabeza o hacia el hombro y el brazo.

dolor de cuello

La cervicalgia merma la calidad de vida de quien la sufre, pues interfiere en actividades cotidianas tales como trabajar, dormir, leer o incluso vestirse o lavarse. De hecho, los problemas músculo-esqueléticos generan el mayor número de bajas laborales y son la primera causa de absentismo laboral.

Además, el hecho de que los teléfonos móviles, tablets y ordenadores se hayan convertido en herramientas habituales de trabajo nos obliga a mantener en el tiempo ciertas posturas en el cuello, sobre todo, en el caso de los dispositivos móviles. El peso que soportan nuestras cervicales mientras escribimos u hojeamos algo en el móvil mirando hacia abajo supone un esfuerzo similar al que realizaríamos si tuviéramos que llevar colgando de nuestra espalda a un niño de 8 años.  Por otro lado, el cuello no se libra del dolor que producen otros elementos como tacones, mochilas o malas posturas al sentarnos en el coche o en nuestra silla de trabajo.

A menudo nos duele el cuello porque sus músculos trabajan en exceso para tratar de recuperar la curva normal de las cervicales. Así acabamos con dolorosas contracturas musculares que pueden además causarnos dolores de cabeza.

Causas más frecuentes del dolor de cuello

Este trastorno es una de las dolencias más comunes, debido al actual estilo de vida que combina grandes dosis de sedentarismo, estrés y malas posturas. La tensión excesiva de los músculos que mueven el cuello y sostienen la cabeza es la causa más frecuente, guardando una clara relación con la profesión desempeñada. Posturas de trabajo forzadas, movimientos repetitivos o manipulación de cargas llevan a sufrir estas dolencias a odontólogos, estilistas, mecánicos, pintores, informáticos, cajeras de supermercados, administrativos…, en definitiva, trabajadores del sector servicios, financiero, industria y agricultura. El estrés o las horas que pasemos conduciendo, a veces, en mala postura, son otras posibles causas de esta dolencia.

Estrés laboral

En el dolor de cuello relacionado con el entorno laboral tienen gran parte de culpa las malas posturas. Cuando pasas muchas horas en una misma postura, por ejemplo, frente a un  ordenador, los músculos se vuelven más rígidos. Por eso, es importante procurar  hacer estiramientos y cambiar de postura con frecuencia mientras trabajas. La postura estática y la mala adaptación ergonómica del puesto de trabajo son las principales causas de la aparición de estas molestias. Además, muchos trabajadores tienden a doblarse hacia delante mientras realizan su trabajo. Por ejemplo, una persona que se dedique a coser o un administrativo en su mesa o cualquiera delante del ordenador.

También hay que tener en cuenta la debilidad en los músculos. A menudo, el músculo trapecio y otros músculos del cuello, hombros y espalda están debilitados por la falta de ejercicio, lo que favorece que se vean más afectados por las malas posturas o el estrés.

Cómo evitar y aliviar el dolor de cuello

La higiene postural es fundamental para evitar este tipo de dolencias. Además, también será de ayuda el uso de complementos que faciliten y mejoren las actividades laborales como porta teclados especiales, una buena silla ergonómica, reposa pies, auriculares-diadema… y la práctica de pausas acompañadas de ejercicios de estiramiento muscular.

Hay que aprender a sentarse bien, procurando que los brazos estén a la altura de la mesa y los pies en el suelo o sobre un reposapiés. El ordenador debe quedar delante de la persona que lo utiliza. La pantalla no puede estar muy alta, nunca debe de estar por encima de los ojos. Si nos tenemos que girar para poder escribir estamos fomentando el dolor de cuello.

Para aliviar y mejorar la cervicalgia lo más recomendable es acudir al fisioterapeuta para que evalúe la lesión y determine cuántas terapias son necesarias. Las terapias de fisioterapia suelen comprender masajes relajantes, electricidad, aplicación de frío y calor y la realización de una serie de ejercicios guiados en los cuales se moviliza lentamente el cuello para conseguir aumentar su movilidad, disminuir el dolor y eliminar poco a poco los nudos que puedan estar presentes en los músculos. Ser constante en las terapias y practicar los ejercicios que nos recomiende nuestro fisio en casa es muy importante para una pronta recuperación.

La técnica de inhibición de la musculatura suboccipital en la que se inspira INYBI alivia el dolor de cuello actuando sobre el nervio espinal (XI par craneal) tras su salida por el orificio yugular, lo que repercute en la inervación de los músculos trapecio y esternocleidomastoideo. Con el uso de INYBI el terapeuta gana comodidad en la ejecución de la técnica y obtiene mejores resultados a la vez que el paciente puede prolongar los beneficios de la técnica en casa.

 Cervicalgia

 

Leave a Reply

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.